Generalidades acerca de los cercos eléctricos

Todos desean proteger sus bienes y lograr disfrutar de una mayor tranquilidad personal, los cercos eléctricos ofrecen lo que deseas, esa medida de seguridad sin hacerle daño a ninguna persona.

Siempre ha existido el problema de la seguridad personal, cualquiera quiere invadir en propiedades ajenas, sin el menor remordimiento, y con los cercos eléctricos han encontrado una solución.

Por eso te invito a conocer todo lo que necesitas saber acerca de los cercos eléctricos, y consultar con un profesional, si este elemento te puede ofrecer la tranquilidad que deseas para tu propiedad.

Un cerco eléctrico, ¿qué es?

Este es un sistema de seguridad recomendado por el cerrajero profesional, y se puede colocar en el perímetro de tu propiedad, de manera que sirva para proteger las propiedades de los intrusos.

El cerco eléctrico o valla electrificada, consiste en un alambrado que va conectado a un generador de alto voltaje, esta cualidad es precisamente la que da la protección que buscas.

Cómo es su funcionamiento

El cerco eléctrico funciona por medio de pulso eléctricos de alto voltaje y baja corriente, por lo que producen una descarga no letal a quien intente tocarlo, sin embargo, su descarga es agresiva e insoportable.

La fuente de energía va conectada a la red de 220 voltios, y los componentes electrónicos se encargan de regular la corriente y el voltaje que va a recorrer el cerco.

Esta instalación debe ser realizada por un profesional, porque es necesario cuidar detalles, por ejemplo, entre alambrado y poste deben estar instalados los aislantes, de esta manera los pulsos de alto voltaje no lograrán pasar al resto de la propiedad.

Y no deben faltar los sensores de flexión y los aros, los cuales sirven para detectar el corte del alambrado o la presión que hayan ejercido sobre él.

Sus ventajas

El cerrajero profesional recomienda el cerco eléctrico porque tiene un doble propósito, aparte de ser un agente protector, también es una valla que indica el perímetro de la propiedad. Sin embargo, su mantenimiento es ocasional y muy fácil de realizar, además es fácil encontrar cualquier material o pieza a reemplazar.

Es un método no letal, porque sin necesidad de ocasionar daños graves, se logra proteger las propiedades de los intrusos, y puedes mantenerlo activado las 24 horas. Y es un elemento disuasor, sólo con su presencia los intrusos evitan acercarse al perímetro.

Por otra parte, el consumo de energía es bajo, consume lo equivalente a un foco ahorrador de 8 vatios, sin perder la alta capacidad de duración, permanecen años instalados y en buen funcionamiento, sobre todo si usan postes de hierro.

Son agradables a la vista por su presentación y le dará más valor en el mercado inmobiliario.

Desventajas

Su principal enemigo es la corrosión, estos cercos son propensos a sufrir de corrosión, en especial en los sitios que queden muy cercanos a las playas, por el salitre del agua.

Las entradas principales son difíciles de proteger, por lo general los vándalos logran conseguir las llaves de entrada principal o entran bajo amenaza al portero, porque el cerco no tiene ese alcance.

Los intrusos se las ingenian, a veces ellos logran descontrolar el cerco, y cuando esto pasa el dueño, por lo general piensa que es una avería y lo desactiva, convirtiéndose este momento la ocasión perfecta para entrar a la propiedad.