Cómo lo logré: Privacidad sin mis hermanos

Es un dolor de cabeza para los padres, las peleas entre sus hijos, porque toman sus cosas sin permiso. Pero mas que ponerse de una parte u otra, es mejor mantener todo bajo control y evitar cualquier enfrentamiento entre ellos. ¿Como puede hallar la solución? Pues recordando las peleas con mis hermanos y como lograba esconder mis cosas y también  como tomaba las de ellos.

Esa vivencia y picardía de la infancia, me ha servido para fijar limites entre mis propios hijos. No importa que edad tengan, ni la diferencias entre ellos de edad, sexo y estilo. Siempre hay algo con lo que puedan pelear, a veces solo por molestar al otro.

Esta misma situación se puede presentar en otros ambientes, como por ejemplo la escuela, donde vale la pena, controlar antes que se susciten mas problemas y peleas entre jóvenes. Es primordial para su educación, que lo mas adecuado para la seguridad entre el mismo miembro de la familia es el respeto a la propiedad y a la privacidad, pero esto aun no lo valoran muy bien.

Organización de mis pertenencias

Les recomiendo a los mas jóvenes que mientras mantengas todo organizado podrás detectar si alguien ha curioseado entre tus cosas. Si siempre colocas las cosas en su lugar muy difícilmente se pueden perder de vista.

Este consejo es valido para no solo aprender sobre privacidad y seguridad sino también para disminuir el trabajo de limpieza y orden que las madres desempeñan a diario en casa. Mantener las llaves de casa a mano y alejados de los extraños, hace que la seguridad sea estable. Es el principal valor de la seguridad.

Todo tiene  llaves

Ahora físicamente hay un trabajo que hace en casa. La cerrajería de sus closet, gavetas, puertas de sus habitaciones deben estar en orden. Una vez que alguna muestre signos de manipulación es mejor que sea corregido en parte por el cerrajeros en el clot de confianza si es necesario y moralmente por los padres.

Estas conductas hay que frenarlas en casa, aunque parezcan inofensivas o parte de la convivencia. Una persona desde muy joven debe conseguir mantener los limites y respeto hacia otros, sino puede cumplir con sus propia familia entonces será mucho mas difícil con otros.

Lo ideal seria que dentro de nuestra misma casa no sea necesario usar cerraduras por doquier, pero que esto sea así, se envía un mensaje a sus mentes, de que la restricciones existen, que la vida privada se respeta y que los bienes de otros deben permanecer a salvo.

Crea un escondite real

Las personas siempre tenemos secretos y no es porque deban ser cosas nefastas y oscuras. Algunas personas solo quieren un espacio lejos de la mirada de otros. En una familia numerosa esto a veces es imposible, mas que en el baño y si tardases mucho tiempo, sobre todo en las mañanas es una pesadilla, cuando debes salir cuanto antes por que otros lo necesitan.

Algún compartimiento de la pared, debajo de algún cojín, en un árbol, la cochera o casa de amigos se puedan guardar pertenencias muy privadas. Pero mucho mejor es hacerlo donde puedas verla, con cerraduras adecuadas y muy cerca de ti.