La Cerradura invisible, una forma de prevenir robos

Quienes han sufrido los embates de la inseguridad, saben que atravesar una situación de robo de sus pertenencias no es algo fácil, y por lo que toca tomar medidas correspondientes.

A esta situación se une el hecho de que en España los robos aumentan de manera continuada sobre la población, donde los ladrones no tienen reparos para despojar de sus bienes a las personas.

Los malhechores han sabido estudiar la arquitectura de la cerradura, a tal punto que pueden desarmar casi que cualquier mecanismo de cierre, además de aprovechar tus descuidos.

Porque aunque suene descabellado, los maleantes siguen entrando por la puerta delantera, y si ningún tipo de cerradura representa un reto para los ladrones, realmente hay poco por hacer.

No obstante, cuando acudes a una cerrajería, siempre existirá un cerrajero económico el Prat con ética que puede aconsejarte sobre la mejor alternativa en protección de casas y demás establecimientos.

Conozcamos un poco más sobre la cerradura invisible

Ha salido al mercado un tipo de cerradura que no incluye la apertura un bombín o cilindro, por lo que no requiere de la apertura convencional a través de llaves.

Es el caso de las cerraduras invisibles, las cuales representan una nueva opción en seguridad contra robos, permitiendo que el ladrón más astuto se dé por vencido al intentar abrir este tipo de cerraduras.

Este tipo de cerraduras no posee un bombín donde se puedan introducir llaves, por lo que su sistema de apertura y cierre funciona gracias a un mando electrónico a distancia.

Las cerraduras invisibles constituyen una invención revolucionaria, lo cual ha permitido que muchas personas instalen estos dispositivos en su casa o negocio.

Actualmente Selockey y Remock Lockey son las casas líderes en esta clase de dispositivos, y cada fabricante ofrece características y funciones distintas en el aparato que distribuye.

Crónica de una logística fallida

Sabemos que existen maleantes que ven una situación de provecho en las casas o negocios, cuyos sistemas de seguridad son frágiles y vulnerables.

Por supuesto, para tener un poco más de ventaja, prefieren irrumpir de noche, cuando son más difíciles de divisar por algún vigilante cercano.

En el momento que se aventuran a hacer sus fechorías, y llegan al sitio donde está la cerradura, notan que con las herramientas tradicionales, no pueden vulnerar la seguridad de la puerta.

Sobre la Selockey y Remock Lockey

El funcionamiento de ambos tipos de cerraduras es el mismo, ya que operan por mandos a distancia, y se imposibilita que la frecuencia de los mandos se pueda reproducir.

La cerradura Selockey funciona con baterías, mientras que la Remock Lockey requiere de electricidad para que se encuentre operativa.

Elegir puede parecer evidente, sin embargo será un cerrajero te ayudara a dilucidar cuál es la mejor opción. Cada decisión que tomes respecto a la seguridad de tu espacio, se hace en virtud de conservar tus bienes a salvo de personas inescrupulosas.

La satisfacción de que un maleante no pueda ingresar a tu casa, no tiene comparación. ¿Te animas a tener un espacio con mayor protección?